• ¿Hay conflictos del pasado de los cuales no te has podido recuperar? (Ruptura de pareja, pérdida de un familiar, entre otros)

  • ¿Sientes que tu energía está dispersa y no has podido concretar tus metas?

  • ¿Estás constantemente asediado por pensamientos negativos de duda o escasez?

  • ¿Te has sorprendido repitiendo patrones donde quieres “elegir diferente” y algo pasa que termina justo como no querías?

  • ¿Tienes miedo al abandono, abuso, rechazo, sobreprotección, prohibición, engaño y otras circunstancias que te lastiman y dejan una sensación de falta de confianza o vacío?